Una espinosa agenda, el desafío tras las señales de distensión