El escenario. Una excusa débil que abre interrogantes sobre Obama