Opinión. Una extraña inversión de roles