Una jornada entre misiles y explosiones

(0)
29 de noviembre de 2002  

JERUSALEN.- Los testimonios de los pasajeros del vuelo de la compañía israelí Arkia, atacado con misiles luego de despegar del aeropuerto de Mombasa, y de testigos del atentado con coche bomba en un hotel frecuentado por israelíes muy cerca de allí pintan el cuadro dramático de la jornada que se vivió ayer en Kenya, en medio de una sangrienta ola de ataques.

"Justo después del despegue escuchamos una explosión, y después vi de mi lado del avión un resplandor de luz en el extremo del ala", dijo un pasajero del vuelo de Arkia a su llegada al aeropuerto de Tel Aviv, seis horas después. Otro testigo relató que vio "una estela negra que se acercaba al avión a gran velocidad".

Los misiles erraron el blanco, pero el hecho pudo haber terminado en uno de los más trágicos atentados terroristas: a bordo de la aeronave viajaban 261 pasajeros y los 10 tripulantes.

Las autoridades israelíes -que suspendieron ayer los vuelos israelíes desde el extranjero a Tel Aviv- y los servicios secretos interrogaban anoche a la tripulación del avión para conocer los detalles del incidente, en el que no hubo víctimas.

En el caso del atentado con coche bomba, en cambio, murieron 15 personas, entre ellas los tres atacantes, y los testimonios son dramáticos: "Hubo una explosión. Estábamos en el lobby, a punto de salir del hotel, cuando de repente todo estaba en llamas", dijo un sobreviviente, Lonoi.

Hotel en llamas

Otra testigo, de nombre Shiri, afirmó que la explosión tuvo lugar cuando "la mayoría de la gente estaba en el vestíbulo del hotel". Y añadió: "Hubo una gran explosión y todo el mundo corrió a la playa, porque el hotel comenzó a arder. También hay niños en el hotel, todos israelíes. Y hay algunos heridos, entre ellos kenianas". En declaraciones a la radio israelí, otro testigo dijo que "las ventanas estallaron, realmente fue una explosión fuerte".

"Hay humo y fuego", dijo a su vez un habitante de Mombasa frente al hotel, mientras las ambulancias llegaban a gran velocidad. El vocero de un hospital dijo que los heridos eran "todos extranjeros y tenían diversas heridas. Algunos tenían quemaduras, otros cortes profundos y algunos objetos de metal incrustados en el cuerpo".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.