Una ministra sueca renunció porque dio positivo en un control de alcoholemia