El escenario. Una novedad demasiado incómoda para la Presidenta