El análisis. Una puja entre el secretismo de Estado y los reclamos civiles