El escenario. Una pulseada con final incierto