Una tormenta invernal azota Italia y España

Las lluvias y nevadas provocaron el cierre de autopistas, caminos, vías de tren y del aeropuerto de Bolonia
(0)
28 de febrero de 2004  • 18:40

BOLONIA y MADRID.- Una ola de mal tiempo, con intensas nevadas, lluvias torrenciales y fuertes vientos, azota el centro-norte de Italia y el norte de España, donde permanecen bloqueadas autopistas, caminos y vías de tren, y se suspendió el tránsito aéreo en un aeropuerto.

En Italia, donde Protección Civil convocó ya a la unidad de crisis, la sociedad de autopistas recomendó no transitar en el tramo que va de Bolonia a Florencia y atraviesa el Apenino, por la abundante nieve caída.

A las personas que ya se encuentran en ese camino, las autoridades, en boletines emitidos por la Radio Estatal, aconsejaron no salir de la autopista para evitar un bloqueo posterior en las rutas provinciales del Apenino Emiliano.

En la autopista que une Bolonia con Milán la situación no es menos complicada, con largas filas de autos que se desplazan a paso de hombre.

En las estructuras de Emilia Romania, Toscana y Liguria, Protección Civil permitió que los voluntarios accedan a la autopista del Sol, que une Milán con Nápoles, para ayudar a los viajeros bloqueados por el tráfico y la nieve.

"Habíamos anunciado con todos los medios desde ayer la amenaza de nevadas extendidas también a baja altura", explicó un responsable de Protección Civil, quien sostuvo que los automovilistas habían sido advertidos sobre los riesgos de circular por esos caminos.

Protección Civil convocó a la unidad de crisis junto a las empresas que gestionan las autopistas, quienes permanecerán reunidos en un comité de emergencia.

La prefectura de Módena, por su parte, exhortó a los ciudadanos a conducir con cautela y evitar transitar con sus autos hasta que se revierta la emergencia climática.

La situación obligó al cierre del aeropuerto de Bolonia, ante la intensidad de la nevada.

También hubo dificultades en la circulación ferroviaria en la región de Emilia, con retrasos de más de dos horas.

Según relató un parlamentario, un tren que se desplazaba entre las ciudades de Ancona y Milán estuvo detenido durante más de una hora, a 700 metros de la estación de Bolonia, donde se vivieron escenas de pánico entre los pasajeros.

En Trieste, noreste de Italia, una intensa nevada asociada al viento Bora creó numerosos problemas en barrios de la ciudad e impidió el tránsito.

También en el golfo de Nápoles la circulación entre las islas de Capri, Ischia y Procida sufrió inconvenientes.

El frío paralizó el norte de España

En tanto, en España una ola de frío y nieve paralizó al norte del país y bloqueó la circulación en calles y vías de tren, con especial incidencia en la región de Cantabria, Navarra y Castilla León, informó el Ministerio de Transporte.

Las autopistas A1 y AP-1, entre Burgos y Victoria, permanecieron cerradas, y otras rutas nacionales y locales sólo pudieron transitarse con el uso de cadenas.

La demora en el cierre de la autopista AP-1 dejó a casi 3 mil personas atrapadas, quienes fueron auxiliadas por las fuerzas de seguridad y alojadas en refugios a la espera de una mejora de las condiciones climáticas.

La dirección ferroviaria española anunció la suspensión del tráfico en la región norte.

El servicio meteorológico pronosticó que el mal tiempo continuará en España durante el fin de semana, con intensas nevadas y fuertes vientos.

Fuente: ANSA

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.