Una víctima del agresor enmascarado en una escuela de Suecia se sacó una foto con él antes del ataque