Una visita que ya provocó una fuerte controversia en España