Uribe impondría el estado de excepción

El futuro ministro del Interior afirmó que se limitarán las libertades individuales
(0)
22 de junio de 2002  

BOGOTA (El Tiempo).- El futuro gobierno de Alvaro Uribe planea revivir la figura del estado de sitio, según lo planteó el futuro ministro del Interior y de Justicia, Fernando Londoño Hoyos, para quien la medida supondrá limitaciones en el ejercicio de los derechos individuales para "garantizar la seguridad".

En una entrevista con el diario El Tiempo, de esta ciudad, Londoño abogó por la eliminación de los controles judiciales a la aplicación del estado de excepción, que -según él- "es competencia del presidente de la república para poder cumplir la finalidad primera que tiene el poder en todo tiempo, que es la de garantizar el orden público".

Londoño agregó que debe ser el presidente quien decida si la situación es o no es lo suficientemente grave como para declarar un estado de conmoción interior, "pero no unos magistrados de la Corte a quienes, dicho sea de paso, nadie eligió popularmente".

Para destacar lo que a su juicio han sido excesos cometidos por la llamada Corte Constitucional en este tema, Londoño afirmó que cuando ésta "echó abajo" la declaración de conmoción interior durante el gobierno de Ernesto Samper, "después tuvimos los peores cuatro años en la historia de la inseguridad ciudadana".

Asimismo, criticó la Constitución de 1991 por haber eliminado la figura del estado de sitio y defendió esta última asegurando que "está contemplada en todas las constituciones del mundo para ser utilizada en circunstancias excepcionales para devolver el sosiego y la tranquilidad".

"Los estados de excepción están previstos para responder a las necesidades extremas. Cuando la sociedad se va a romper en pedazos tiene que haber alguien que sea capaz de mantenerla unida y de superar esas dificultades coyunturales, y ese alguien tiene que ser el poder político que, en un ejercicio extraordinario del poder, sea capaz de sortear la crisis", dijo.

Interrogado sobre cuáles derechos serían afectados para garantizar la seguridad durante el gobierno de Alvaro Uribe, Londoño respondió: "Haga usted la lista de los derechos y las libertades públicas y todos pueden tener limitaciones para garantizar la seguridad".

Limitaciones a la prensa

Sin embargo, Londoño hizo alusión particular a los derechos de movilización y de expresión. "El periodismo tiene que entender que tendrá esas limitaciones como las ha tenido en todas las partes del mundo", dijo.

"Hay muchos derechos que tienen que ceder ante un momento de crisis tan aguda que ponga en peligro la institucionalidad. Usted no puede decir: yo sí quiero estado de sitio, pero no me toque los derechos fundamentales. Claro que los tengo que tocar, los tengo que tocar precisamente para salvarlos", dijo.

El reestablecimiento de la figura del estado de sitio se haría a través de una reforma constitucional, pero Londoño no excluyó la posibilidad de otras herramientas jurídicas.

Reacciones divididas

La propuesta de Londoño generó polémicas. El representante independiente Gustavo Petro, ex integrante de la desmovilizada guerrilla M-19, aseguró que "el viejo estado de sitio desencadenó violación de derechos humanos, acabó con las garantías constitucionales y aumentó la violencia guerrillera".

El representante conservador Roberto Camacho apoyó por su parte a Londoño: "La actual Constitución fue pensada para la paz. (Ahora) se necesitan nuevos instrumentos. Además, el país votó por eso". En cambio, Samuel Moreno, senador de la Alianza Nacional Popular (Anapo), dijo que "Colombia duró 40 años en estado de sitio y eso no resolvió los problemas de violencia".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?