Mañana, ballottage. Uruguay, donde las elecciones no generan turbulencias