Uruguay: marcha por la inseguridad

El gobierno enfrentó la primera protesta por el aumento de la delincuencia; fue convocada por redes sociales
Nelson Fernández
(0)
15 de mayo de 2012  

MONTEVIDEO.– Claro reflejo de una creciente indignación entre los uruguayos, cerca de 2000 personas marcharon ayer en la tradicional plaza Independencia de Montevideo contra la inseguridad pública, en la primera protesta –fuera de reclamos salariales o sindicales– contra el gobierno de José Mujica.

El móvil del reclamo en la principal plaza de la ciudad fue el asesinato de un vendedor de pizza, ejecutado el fin de semana sin que se hubiera resistido, y que quedó grabado en las cámaras del local donde trabajaba.

Las imágenes del local de La Pasiva, del barrio La Blanqueada, a pocos minutos del centro, generaron una fuerte indignación que también se expresó durante el día en las redes sociales.

Una simpatizante del opositor Partido Colorado diseñó un aviso de convocatoria a la manifestación de repudio a la violencia, con el que logró una llamativa adhesión en Facebook. Y obtuvo incluso la atención de dirigentes del oficialista Frente Amplio y de la central sindical PIT-CNT, quienes asistieron a la marcha con el argumento de que esos planteos ciudadanos no son patrimonio exclusivo de la oposición.

La diputada Susana Pereyra, legisladora del Frente Amplio y del propio sector de Mujica –el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T)–, dijo que había concurrido porque también a su bancada le preocupa el aumento de la violencia, pero aclaró que no se puede culpar necesariamente al gobierno.

Mientras Pereyra hacía estas declaraciones a la prensa, los manifestantes cantaban "que se vayan, que se vayan", mirando las ventanas de la Torre Ejecutiva, donde trabajan Mujica y sus equipo de gobierno. Pereyra incluso debió escuchar cómo pedían la renuncia de su propio marido, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. "Bonomi, inepto, vos sos culpable de esto", cantaban los manifestantes.

Simultáneamente, como un ejemplo en vivo del motivo de la convocatoria, tres adolescentes asaltaron a un comerciante en el barrio del Cerro y lo dejaron herido de bala en un brazo y con lesiones en la cabeza.

En el interior del país, en tanto, en el departamento de Soriano, hubo otra manifestación en apoyo a un policía procesado por un disparo durante un operativo contra delincuentes que se habían fugado de la cárcel. En un forcejeo, el policía disparó contra uno de los reclusos y la justicia lo procesó con prisión.

Los dirigentes políticos reaccionaron a los varios reclamos con calma. "Tranquilidad, transmitir preocupación pero sin modificar los planes contra el delito", dijo a La Nacion una fuente del gobierno de Mujica, sobre la respuesta a las protestas. La senadora Lucía Topolansky, esposa de Mujica, dijo que el aumento de la violencia se arrastra del gobierno de Jorge Batlle (2000-2005), del Partido Colorado, y subrayó que "cada asalto que ocurre lo vinculan con un menor y lo asocian al plebiscito", en alusión a la enmienda constitucional para rebajar la edad de imputabilidad, que será sometida a votación en octubre de 2014.

Romana Ferrer, la mujer que convocó la protesta, leyó una proclama en la que reflejó la sensación de los manifestantes: "Tenemos que ser conscientes de que estas cosas son las que pasan a diario (…) tienen que cambiar porque los uruguayos no estamos acostumbrados a tanta violencia, a tanta injusticia, a tantas familias destrozadas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.