Usó Internet como herramienta del terror