Vargas Llosa apoyó el pedido boliviano