Opinión. Varios desafíos inaplazables para Lugo