Venezuela: detrás del apagón, decadencia y corrupción

Inés Capdevila
Inés Capdevila LA NACION

Análisis de Inés Capdevila

12:21
Video
(0)
8 de marzo de 2019  • 22:24

A continuación, los principales conceptos:

El apagón que ya lleva más de 24 horas es un reflejo perfecto de lo que es Venezuela y por qué llegó a ser lo que es. Hace alrededor de una década, tenía una de las redes eléctricas más abarcativas y eficientes de América Latina . Hoy llegamos a uno de los mayores apagones de la historia del mundo: 24 horas, 23 regiones afectadas, sobre todo Caracas, los comercios completamente paralizados.

Dejaron de funcionar los bancos, los hospitales (que ya venían en decadencia), los semáforos, todo el sistema de transporte. Y estar a oscuras en medio de la inseguridad rampante que vive Caracas hizo a la situación muy álgida; se transformó en el reflejo perfecto de Venezuela. Ineficiencia, decadencia y fundamentalmente, absoluta parálisis de la vida social, económica y cívica.

Esto es también un signo de la corrupción. En los primeros años del chavismo se invirtió algo de dinero y se modernizaron las redes eléctricas. Pero luego empezaron a colapsar las centrales eléctricas por desperfectos y desmanejos. Se empezaron a hacer frecuentes los apagones, pero no a este nivel, eran de un par de horas.

Pero a mediados de 2010 ya empezaron a haber muchos apagones y las centrales eléctricas empezaron a pararse. Se llegó a eso porque el chavismo tiene una historia con las grandes corporaciones de energía como PDVSA, donde reemplazaban a los cuadros técnicos por funcionarios y dirigentes políticos. Eso empezó con Hugo Chávez .

Esto es clave porque se necesitan operarios, jefes técnicos, ingenieros para hacer funcionar semejante red eléctrica, que además es necesaria para hacer funcionar el corazón de la economía venezolana; la industria petrolera.

Un claro ejemplo de los favores políticos del chavismo es Alejandro Betancourt López. Hoy vive en España, en 2009 formó una empresa que en 2010, por contratación directa, consiguió 12 de los 14 contratos de terminales eléctricas de Venezuela. Un negocio de 2.500 millones de dólares donde se cree que se pagaron más de mil millones en sobreprecios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.