Ver y escuchar a Francisco se convirtió en una odisea

Malestar por los obstáculos que hay que sortear para ir a la misa
Federico Grünewald
(0)
16 de enero de 2018  

Ver y escuchar a Francisco se convirtió en una odisea
Ver y escuchar a Francisco se convirtió en una odisea Fuente: AFP

SANTIAGO, Chile.- Para algunos católicos chilenos, especialmente los que tienen menos recursos, ver al papa Francisco en la misa de Santiago será una odisea. "No sé en qué estaban pensando cuando hicieron esto de inscribirse en Internet, de ir a buscar la entrada y después además hay que encontrar el lugar asignado", dijo a LA NACION Eugenio Herrera, que tiene asignado el sector A5 (son 17 sectores) y le dijeron que llegue a las 2 de la madrugada, porque hay un orden asignado para entrar hoy al Parque O'Higgins. A esa hora, de hecho, abren las puertas.

NOTICIAS EN 1 MINUTO - 16 ENERO 2018

01:09
Video

Aunque la misa comienza a las 10.30, desde las 8 no podrá ingresar nadie más al recinto. Solamente 400.000 personas podrán ver y escuchar a Francisco en ese lugar. "Mi celular es de palo, tuve que comprar el diario para saber la puerta por la que tengo que entrar, hicieron todo muy jodido", agregó Herrera.

La recorrida del Papa Francisco en Chile

06:11
Video

En algunos casos, los feligreses de la periferia de Santiago tendrán que pagar hasta 8000 pesos chilenos (13 dólares) por ver al Papa. En la parroquia Santa María de Paine, una comuna rural a 45 kilómetros al sur de la capital, Sarita Rodríguez contó a LA NACION que ella se inscribió en la iglesia en un grupo de 150 personas y le entregaron su entrada gratuita con código de barras. Tuvo que pagar por el transporte en micro al Parque O'Higgins y por una remera con el logo de la visita de Francisco a Chile . A ella no le molestó que hubiera que pagar. "Vale la pena el sacrificio, es una experiencia espiritual única y lo tomo como una ayuda para la Iglesia", explicó y admitió que es restrictivo para los más pobres, para los que no tienen Internet o están alejados de sus diócesis. Por la zona que le asignaron, Sarita tiene que entrar a las 5 y llevará binoculares para ver al Papa, "aunque sea en chiquitito".

Así como a Sarita y Eugenio, lo que le llamó la atención a los feligreses de zonas alejadas es que tengan que desembolsar nuevamente dinero para tener un contacto con el Papa. Antes de la gira, la Iglesia Católica chilena llamó a sus fieles a donar en dos misas y tanto el Estado de Chile como numerosas empresas están ayudando a financiar los 16,5 millones de dólares que cuesta la gira.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.