Violencia y desesperanza, el infierno del que escapan los hondureños