Violenta rebelión de prisioneros de Al-Qaeda

Hubo 13 muertos en Paquistán
(0)
20 de diciembre de 2001  

PESHAWAR, Paquistán.- Decenas de combatientes leales a Osama ben Laden, detenidos al cruzar la frontera desde Afganistán, se rebelaron ayer contra sus guardias paquistaníes, arrebataron sus armas, iniciaron un combate en que murieron 13 personas y huyeron. Mientras tanto, en Tora Bora, fuerzas especiales de Estados Unidos ingresaron en las guaridas abandonadas por los milicianos de Al-Qaeda buscando pistas sobre su jefe.

La rebelión se produjo cuando el ejército y las fuerzas paramilitares fronterizas trasladaban a 156 detenidos —fundamentalmente árabes que habían escapado de las cuevas de Tora Bora— desde un centro de detención en el pueblo fronterizo de Parachinar.

Los árabes, muchos de ellos yemenitas, huían de los bombardeos estadounidenses en las montañas de Tora Bora y fueron capturados por patrullas fronterizas paquistaníes. “Uno de los árabes gritó ‘Alahu akbar’ —“Dios es grande”, en árabe— y los demás atacaron”, dijo el conductor de autobús Rehman Ali. Arrebataron las armas a los seis guardias y los asesinaron. Tres prisioneros murieron en el tiroteo.

Comandantes de la alianza oriental afgana que condujo el ataque a Tora Bora habrían permitido la fuga de los milicianos de Al-Qaeda de Afganistán, dijo un dirigente de la alianza.

El gobierno provincial dijo que murieron siete árabes y seis agentes de seguridad. Añadió que después de que los presos arrebataron las armas, “en el enfrentamiento posterior el ómnibus que transportaba 48 hombres de Al-Qaeda se salió del camino, en el área de Kurram. Aprovechando la situación, los hombres de Al-Qaeda huyeron”.

Los persiguieron agentes de seguridad y soldados y atraparon a 21, pero continúa la búsqueda de los restantes.

En tanto, combatientes de las tribus afganas, apoyados por fuerzas especiales norteamericanas y británicas, ingresaron en guaridas abandonadas en las montañas de Tora Bora en busca de milicianos de Al-Qaeda y provocaron su fuga hacia Paquistán. Pero efectivos de Islamabad habrían capturado a cientos de ellos, según el Pentágono.

En Tora Bora continuaba la búsqueda de otros efectivos de Al-Qaeda y pistas sobre el paradero de Ben Laden. Helicópteros norteamericanos sobrevolaban los valles en la oscuridad de la noche, mientras combatientes afganos tomaban más prisioneros.

Sin embargo, el terrorista saudita ya no se encontraría en las cuevas de las Montañas Blancas, según Mohammed Fahim, ministro de Defensa de Afganistán. “Humillado y atemorizado”, Ben Laden habría huido a Paquistán, ya que “por el momento el sólo está pensando en salvar su propia vida”.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.