Suscriptor digital

Violentas protestas en Bogotá contra la visita

Desactivaron una bomba en Cartagena
(0)
31 de agosto de 2000  

BOGOTA.- Un policía resultó muerto ayer durante las protestas que protagonizaron miles de estudiantes y trabajadores en la capital colombiana por la visita al país del presidente estadounidense, Bill Clinton.

Las protestas se agudizaron frente a la embajada norteamericana y en las inmediaciones de una universidad, donde el agente policial falleció al ser alcanzado en la cabeza por una bomba de fabricación casera.

Frente a la sede diplomática, miles de manifestantes, muchos luciendo gorras del Tío Sam y ondeando una gigantesca bandera de los Estados Unidos con calaveras en vez de estrellas, protestaron por la visita de Clinton.

Los manifestantes gritaron consignas como "gringos go home " y "el imperialismo fuera de Colombia" -algunos de ellos con máscaras de calavera- y lanzaron piedras contra miembros de la policía antimotines hacia el fuertemente protegido edificio de la embajada, en el oeste de la ciudad.

Algunos de los manifestantes, estimados en unos 5000, quemaron banderas de papel y figuras de Clinton y del presidente colombiano, Andrés Pastrana.

"Esto es una protesta contra la intervención gringa... No podemos permitir que otro país venga aquí a traer balas para que los colombianos nos matemos", dijo Wilson Borja, presidente de la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado, Fenaltrase.

Minutos antes, un grupo de hasta 50 estudiantes encapuchados quemó un ómnibus y lanzó explosivos pequeños y piedras a los policías, mientras la marcha pasaba por la Universidad Nacional -en la parte occidental de Bogotá-, tan famosa por sus cócteles molotov como por su prestigioso nivel académico.

En la propia Cartagena, un petardo panfletario fue descubierto ayer por la policía poco antes de la llegada de Clinton. El artefacto explosivo, preparado por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fue desactivado en una vivienda situada a cinco cuadras de la Casa de la Justicia, visitada por Clinton, informó Carlos Perdomo, vocero de prensa de la Policía Nacional.

"El petardo de dos kilogramos, de haber explotado, no habría causado ningún daño, pues su propósito era esparcir propaganda de las FARC contra la visita del presidente Clinton", agregó.

Encuestas

Sin embargo, según las encuestas realizadas esta semana, la mayoría de los colombianos aprueba la visita de Clinton y la ayuda norteamericana: el 74% considera que el viaje es positivo y el 61% piensa que el Plan Colombia es bueno. Según un sondeo de Gallup, el 56% de los encuestados dijo que está de acuerdo con que los Estados Unidos intervenga militarmente para solucionar el conflicto armado.

"El pueblo colombiano esta harto del conflicto y quiere resolverlo de cualquier manera. No hay escrúpulos en cuanto a la forma de resolverlo", dijo Jorge Londoño, gerente de Gallup en Colombia.

Por otra parte, Colombia vivió un día plagado de ataques con hostigamientos a diez estaciones de policías y una base militar, violentos robos a bancos y un coche bomba en la sureña población de Palmira.

El episodio más trágico ocurrió en la Bateca, cerca de la frontera venezolana, donde grupos rebeldes atacaron la estación de policía con cilindros de gas rellenos de explosivos. Una familia de cuatro personas murió, entre ellos dos niños, uno de seis años y el otro de seis meses.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?