Violento motín policial en nueves estados de Bolivia

Los agentes amotinados desde ayer piden la suba del salario mínimo a 300 dólares; Evo debió abandonar la Cumbre de Río ante la marcada protesta
(0)
22 de junio de 2012  • 16:40

LA PAZ.- El motín policial que comenzó ayer con la toma violenta de un cuartel ubicado a pocos pasos del palacio presidencial de Bolivia se extendió hoy a la mayoría de las ciudades poniendo en vilo al gobierno de Evo Morales en nueve estados bolivianos.

Los amotinados, en su mayoría vestidos de civil, tomaron un segundo cuartel policial cercano al palacio presidencial, prendieron fuego al edificio y atizaron una hoguera en la calle con muebles y documentos mientras exigían mejoras salariales.

En Santa Cruz, Cochambamba, Oruro, Sucre y Tarija la policía se replegó a sus cuarteles pacíficamente y dejó a las ciudades sin patrullaje en las calles, según informes de medios locales y de dirigentes de los policías amotinados. El movimiento no es secundado por los oficiales.

El sargento Omar Huayllani, uno de los líderes de la protesta policial, informó que el gobierno ofreció un aumento de 200 bolivianos (30 dólares) al bono de seguridad ciudadana y conformar una comisión para el estudio de la Ley 101 y la jubilación de policías.

Los policías piden un salario mínimo de 2000 bolivianos (300 dólares), cambios en la Ley 101 de Régimen Disciplinario, una jubilación con el cien por ciento en base a su último sueldo y la creación de una oficina de derechos humanos para policías. También se agregó el pedido de renuncia del actual comandante de la Policía, coronel Víctor Maldonado.

Los policías de baja graduación rechazaron la oferta y optaron por la toma y saqueo de las oficinas del Tribunal Disciplinario en La Paz. Todos los expedientes en esa oficina se sacaron a la calle, donde fueron quemados.

La no confrontación

"La confrontación no es el camino adecuado para lograr reivindicaciones. Pido a mis camaradas reflexionar y deponer medidas de presión para sentarse a negociar con el alto mando'', dijo el Comandante General coronel Víctor Maldonado en rueda de prensa.

Por su parte, el ministro de Gobierno Carlos Romero pidió a los amotinados "dejar las medidas de presión y volver a sus funciones". Romero explicó en rueda de prensa que quieren seguir trabajando para cerrar la brecha entre los salarios de los oficiales y el de los policías de base pero el camino no es la presión, la toma y destrozos de bienes públicos y documentos.

"Es el conflicto más complicado que afronta Morales y si no se resuelve pacíficamente podría detonar una crisis política como en el pasado", dijo el analista político Carlos Cordero.

El mandatario debió anticipar su regreso desde Brasil, donde participaba de la cumbre Rio+20, para atender la situación y llamó a un gabinete de emergencia, según Romero.

En febrero de 2003 un motín policial por mejores salarios derivó en un enfrentamiento armado con la guardia militar presidencial que dejó 19 muertos y detonó en octubre de ese año una revuelta popular que obligó a renunciar y huir del país al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada tras la muerte de 63 manifestantes.

Con 33.000 efectivos, el salario de un policía de base equivale a 194 dólares al mes, 50 dólares más que el salario mínimo vital y 94 dólares menos de lo que gana un sargento en las fuerzas armadas.

Agencias AFP, AP y EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.