Violentos tornados dejaron 37 muertos en Estados Unidos

El fenómeno arrasó poblaciones enteras
Jorge Rosales
(0)
6 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- Una serie de tornados encadenados con vientos de más de 300 kilómetros por hora y fuertes tormentas eléctricas arrasó con pequeñas poblaciones en el centro y parte del sur de Estados Unidos, causando al menos 37 muertos y decenas de heridos.

Los Estados más afectados fueron Kansas, Missouri y Tennessee, donde la furia del viento derribó entre la noche del domingo y la mañana de ayer cientos de casas, arrancó árboles de cuajo y dejó sin luz ni teléfonos a decenas de miles de norteamericanos.

Los tornados son comunes en esta época del año y durante el verano en la región comprendida por los Estados de Alabama, Arkansas, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Louisiana, Mississippi, Missouri, Tennessee, Nebraska, Oklahoma, Dakota del Sur y Texas. El de ayer fue el más devastador desde noviembre del año pasado, cuando una ola de tornados dejó 36 muertos en la zona central y sudeste de Estados Unidos.

La tormenta cubrió una franja de 100 kilómetros en la zona oeste de Tennessee, destrozando todo lo que encontró a su paso, dijo el meteorólogo del Servicio Nacional de Memphis, Gene Rench.

La amplia zona que fue afectada por los tornados fue declarada en emergencia, mientras la tormenta continuaba ayer y podía desplazarse hacia la zona de Alabama y Georgia, en el sudeste del país.

Los tornados dejaron al menos 15 muertos en Missouri, 11 en Tennessee y 7 en Kansas. Pero el número de víctimas podría aumentar en las próximas horas si se confirman las muertes de al menos 8 personas que permanecen desaparecidas en el pequeño poblado de Pierce City, Missouri, de 1400 habitantes, donde no quedó una sola casa que no fuera afectada por los tornados.

Ese pueblo fue devastado por la tormenta y sus calles fueron alfombradas por escombros, vidrios y automóviles destruidos. Pero también amplias zonas rurales fueron afectadas, con casas, galpones y equipos de trabajo retorcidos, principalmente en la zona norte de Missouri.

El Servicio Meteorológico indicó que la causa de los tornados fue el choque de un frente de aire seco proveniente de las Montañas Rocosas con una ola de aire húmedo originado en el Golfo de México.

Once de las muertes se produjeron en la madrugada de ayer en los alrededores de Jackson, Tennessee, después de la medianoche, cuando los tornados comenzaron a castigar las poblaciones del centro y sur del país.

Cientos de viajeros que esperaban sus vuelos en el aeropuerto de Kansas, que fueron cancelados, fueron alojados en túneles y en los estacionamientos subterráneos para estar a salvo.

Devastación y muerte

Cuadrillas de rescate trabajaban anoche en la remoción de escombros y en la búsqueda de sobrevivientes, mientras los hospitales estaban abarrotados de heridos y personas que buscaban a sus familiares desaparecidos. "Nunca vi nada como esto. Es absolutamente terrible", dijo una funcionaria pública del poblado de Pierce City, Julie Johnson.

Jack Goodman, legislador de Pierce City, dijo a la cadena NBC que no había un solo edificio en la ciudad que no resultara seriamente dañado por la tormenta.

Los tornados más devastadores de la historia de Estados Unidos se produjeron en febrero de1884, con más de 800 muertos; en marzo de 1925, con 695 muertos; en abril de 1936, con 658 víctimas mortales y en abril de 1974, con 350.

En Little Rock, Arkansas, el presidente George W. Bush prometió en un acto para promocionar su programa de recorte de impuestos una "pronta ayuda" a los damnificados, para que puedan reconstruir sus viviendas.

La policía informó que la ola de tornados cruzó Pierce City de punta a punta, dejando a su paso devastación y muerte. En esa zona los tornados permanecieron entre 15 minutos y media hora, señaló la policía.

"Todo parecía una gran montaña. No había nada más que escombros", dijo Ed Miller, un residente del área de Kansas City.

Decenas de pobladores de Pierce City que alcanzaron a escapar de sus casas para refugiarse en un depósito de municiones de la Guardia Nacional quedaron atrapados bajo los escombros cuando el edificio se desplomó. Las brigadas de rescate removían anoche los escombros en busca de pobladores que fueron dados por desaparecidos y que podrían estar atrapados en los restos del edificio en ruinas.

El administrador de emergencias del condado de Crawford, en Kansas, Eldon Bedene, informó que al menos 95 viviendas fueron destruidas y señaló que el viento fue tan fuerte que un tren fue sacado de las vías.

La amenaza de violentas tormentas continuaba al cierre de esta edición, y no se descartaba la posibilidad de que se desencadenaran tornados en las mismas zonas que fueron afectadas ayer y también en otras zonas del sur del país.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.