"Vivimos en pausa": la tensión de una argentina en Miami a la espera del huracán Dorian

"Vivimos en pausa"

01:45
Video
Lucila Marti Garro
(0)
2 de septiembre de 2019  • 19:19

FORT LAUDERDALE.- Pasó la euforia. Se vaciaron las góndolas de agua, de lámparas a batería, se quedaron sin nafta las estaciones de servicio, se repartieron gratis bolsas de arena. Hubo colas y colas, empezando por conseguir carrito en los supermercados mayoristas como Costco o Sams. Es que la gente no lleva un bidón de agua, lleva de a seis. Lo de siempre. La llegada de un huracán despierta pánico.

Eso fue hace ya seis días, una eternidad. Pero desde ayer, los supermercados lograron reponer en parte su stock. Algunas estaciones de servicio permanecen cerradas y sin nafta, otras han vuelto a la normalidad.

Las horas no pasan, Dorian avanza a paso de hombre. Muchas actividades sociales ya se vienen suspendiendo desde el viernes. La gente estaba con la cabeza en otro lado, algunos pensaban evacuar, otros tapiar sus casas, u ordenar sus garajes para guardar el auto. Todas las tareas previas se hicieron con la previsión de siempre. En un principio esperábamos lluvias fuertes para ayer domingo, pero fue un día radiante. De playa ¿Y Dorian? Tal vez llegue esta noche..

Todo indica que el golpe se sentirá en el norte de La Florida más que en el Sur. Siempre y cuando se cumplan las previsiones de que girará en vez de penetrar en la península. Vivimos en pausa.

Hoy el cielo se puso feo, empezaron ráfagas de viento y lluvias que van de moderadas a fuertes. Por ser el día del trabajador, feriado nacional, la gente debería estar disfrutando la playa, o las ofertas que venían promocionando todos los comercios. Pero la mayoría optó por quedarse en casa. Las autopistas ya se ven vacías, el aeropuerto de Fort Lauderdale cerró al mediodía, y también los parques públicos. El Sawgrass, shopping emblemático para el consumo turístico, está abierto pero casi vacío.

En Fort Lauderdale y Miami no han declarado la evacuación obligatoria en la franja costera. Por eso, algunos curiosos se acercan a la playa, a ver ese horizonte y descifrar qué se trae entre manos. Los surfers siempre presentes en la previa, aprovechan las olas como si por un día vivieran en California.

Mañana no habrá clases en la mayoría de los 67 condados de Florida, están todos bajo estado de emergencia. A medida que el huracán avance, el sur debería retomar su rutina. Al paso lento de Dorian, ya lo esperamos con ansiedad. Queremos que llegue y se vaya. Queremos volver a la normalidad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.