Vuelven los ataques tras fracasar la extensión de la tregua en Gaza

Las milicias islamistas lanzaron más de 50 misiles y las fuerzas armadas israelíes respondieron con fuertes bombardeos; hubo cinco muertos
(0)
9 de agosto de 2014  

GAZA.- La violencia retomó ayer su dominio en la Franja de Gaza, donde se reanudaron los ataques después de una tregua de tres días entre los bandos en conflicto.

No bien concluyó el cese el fuego convenido con la mediación de Egipto, las milicias islamistas y las fuerzas israelíes abrieron una nueva ronda de misiles, bombardeos y artillería, mientras los civiles de la Franja regresaban a la carrera a los refugios que maneja Naciones Unidas.

Fueron las milicias islamistas las primeras en quebrar la calma y el silencio que se habían instalado de manera precaria en la desangrada Franja de Gaza, con el lanzamiento de decenas de proyectiles sobre territorio israelí, que tuvieron como respuesta decenas de bombardeos aéreos.

La aviación militar israelí lanzó cerca de 50 ataques en diferentes puntos de la Franja, un número similar al de los misiles que volaban en sentido contrario contra poblaciones israelíes, sobre todo las más próximas a la frontera. A última hora de la tarde las sirenas se activaron en poblaciones más alejadas, como Beersheva, a unos 40 kilómetros de distancia. La Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular se atribuyeron los disparos desde el enclave dominado por Hamas.

La mayoría de los bombardeos sobre Gaza cayeron en campo abierto, excepto uno lanzado cerca de la mezquita Nur al-Mohamadi, en Sheik Raduan, en la Ciudad de Gaza, donde murió un chico de 10 años y otros cinco fueron heridos. Los proyectiles de los islamistas, en tanto, dejaron dos heridos mientras que uno de los cohetes hizo blanco en una casa, pero no produjo víctimas. Con los cinco muertos de ayer, ya son casi 2000 las víctimas fatales, en su mayoría palestinos, de un mes de guerra.

El eficaz sistema defensivo antimisiles Cúpula de Hierro derribó algunos cohetes de la andanada que comenzó a atronar cerca de las ocho de la mañana.

Fuentes militares israelíes dijeron que se prohibieron las concentraciones de más de mil peronas en Jerusalén, Tel Aviv y zonas en un radio de 80 kilómetros de la frontera con Gaza.

Así quedaron en suspenso, con misiles y bombardeos como telón de fondo, las negociaciones conducidas durante toda la semana en El Cairo entre representantes israelíes y palestinos, que nunca se sentaron a la misma mesa y que recurrían, en cada ocasión, a los funcionarios egipcios para trasladar sus reclamos, protestas y exigencias a los delegados del bando enemigo.

En ese contexto, las facciones palestinas presentaron un documento que contenía demandas como el fin del bloqueo israelí a Gaza -que lleva siete años en vigor-, la liberación de detenidos y la instalación de un puerto y un aeropuerto en ese estrecho territorio, donde viven más dos millones de personas entre la pobreza y la indigencia.

Con la reanudación de los ataques, los milicianos de Gaza podrían estar tratando de presionar a Israel, dejando en claro que están dispuestos a pelear para poner fin al bloqueo del territorio, quizá la principal demanda de los palestinos.

Fuentes de Hamas dijeron que aunque no extendieron la tregua, como la comunidad internacional aguardaba con cauta esperanza hasta poco antes de la hora límite, estaban dispuestos a continuar las negociaciones. El vocero del grupo islamista, Sami Abu Zuhri, acusó a Israel de dilatar las gestiones destinadas a extender la tregua y justificó así el regreso de las hostilidades. "Israel está perdiendo el tiempo y no respondió a ninguna de las demandas palestinas, por lo que las 72 horas de cese el fuego no fueron ampliadas", afirmó.

"El cese el fuego se acabó, ellos lo hicieron", dijo a su vez el vocero del gobierno israelí, Mark Reguev, que culpó a los milicianos por romper la tregua. Otro funcionario israelí dijo que Israel no negociará bajo presión y que usará todos sus recursos para proteger a sus ciudadanos. Más directa fue la amenaza del jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Beny Gantz, que según el Canal 1 de la televisión israelí advirtió a los dirigentes de Hamas que mejor se escondieran en sus búnkeres, porque Israel "golpeará en todo lugar donde pueda encontrarlos".

El recrudecimiento de los combates llevó a miles de palestinos del norte y este de Gaza a levantar sus pertenencias y desplazarse nuevamente hacia zonas en principio más seguras. Se trata de residentes de los sitios más castigados en las cuatro semanas de ofensiva israelí sobre Gaza, que dejaron miles de edificios destruidos en ese devastado territorio, centro de recurrentes conflictos que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que quiere reconstruir "por última vez".

Yamen Hamud, residente de Beit Hanoun de 35 años y padre de cuatro hijos, declaró mientras juntaba sus pertenencias luego de la reanudación de las hostilidades: "Estoy huyendo de nuevo. No estoy contra la resistencia, pero necesitamos saber qué hacer. ¿Esto es guerra o paz?".

Agencias AP, EFE, ANSA y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.