Washington reclama un esfuerzo por la paz

Pide a las dos partes hacer más
(0)
22 de octubre de 2000  

INDIANAPOLIS.- Yasser Arafat y Ehud Barak "deben hacer más" para detener la violencia en Medio Oriente, declaró ayer el vocero de la Casa Blanca, Jake Siewert.

"Hay demasiada violencia y sangre derramada y deben tomar medidas concretas para respetar los compromisos asumidos en Sharm el Sheikh y reducir la violencia", dijo el vocero al ser consultado sobre el endurecimiento de las posiciones de israelíes y palestinos.

Siewert recordó que el presidente estadounidense, Bill Clinton, había reclamado el jueves por la noche y anteayer a los dos dirigentes "hacer más" para restablecer la calma.

Por su parte, la Unión Europea (UE) reiteró ayer la necesidad "de poner un fin inmediato a la violencia en los territorios palestinos", tras subrayar que "la prolongación de los enfrentamientos no ofrece ninguna perspectiva".

En un comunicado difundido por la presidencia francesa de la UE, los Quince señalaron que "el uso de la fuerza armada debe ser controlado" e hicieron un llamamiento "al espíritu de responsabilidad que prevaleció en Sharm el Sheikh".

"Se tiene que hacer todo lo posible para poner fin a la violencia y favorecer la calma necesaria para encontrar el camino de la paz", concluyó la UE.

Apoyo de Moscú

En tanto, el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió ayer a los países que participan en la cumbre árabe de El Cairo de que el proceso de paz en Medio Oriente "es la única alternativa sensata" a problemas "aparentemente irresolubles".

"Solamente así puede estabilizarse la situación y restablecerse el camino hacia una reconciliación histórica y una garantía de seguridad en la región", afirmó.

En un mensaje enviado a los 16 jefes de Estado reunidos en la capital egipcia, Putin prometió "una amplia colaboración con los países árabes", pero recordó que "la historia ha determinado que los pueblos de la región vivan juntos".

El mensaje, difundido por el Kremlin, reconoce que el proceso de paz entre israelíes y árabes "requerirá ahora de esfuerzos y voluntad política de mayor consideración", tras los últimos enfrentamientos.

"Pero no hay otra alternativa sensata, simplemente", aseguró el presidente ruso, quien prometió la ayuda de Moscú para evitar que en la región "vuelva a acumularse un peligro potencialmente explosivo".

"Todos cuantos están interesados en los destinos de los pueblos de Medio Oriente deben trabajar hacia ese objetivo", subrayó Putin, al asegurar que Moscú "contribuirá activamente a una solución global" del conflicto.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.