Tensión en el Pacífico. Washington y Seúl elevan el nivel de alerta