"Ya no es sólo un problema de Israel"