"Yo lloraba, él no", dijo el fotógrafo que retrató al niño sirio Omran