Zimbabwe: la oposición se retira

Dijo que no se presentará al ballottage por la ola de violencia
(0)
23 de junio de 2008  

HARARE.- Tras varias semanas de violencia política, el líder de la oposición de Zimbabwe, Morgan Tsvangirai, anunció ayer que no se presentará a la segunda vuelta electoral, prevista para el 27 de junio, por considerar que las condiciones actuales imposibilitan la celebración de comicios libres y transparentes.

La decisión prácticamente garantiza la reelección del presidente Robert Mugabe, de 84 años, que gobierna el país con mano de hierro desde 1980.

"En el Movimiento para el Cambio Democrático [MDC], hemos resuelto que ya no participaremos de esta farsa de proceso electoral viciado por la violencia y la ilegitimidad", declaró Tsvangirai en una conferencia de prensa en Harare.

"Además -continuó- no podemos pedirles a nuestros seguidores que voten el viernes, porque ese voto podría costarles la vida. Creemos que celebrar comicios que reflejen la voluntad del pueblo son actualmente imposibles."

Tras el anuncio de Tsvangirai, el partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF), sostuvo que éste decidió retirarse de la contienda presidencial porque "no le quedaba otra opción" si quería "evitar una derrota humillante".

"Tsvangirai sabe que su partido no se ha preparado lo suficiente y que él ha pasado demasiado tiempo en el extranjero, reuniéndose con gente que no cuenta mucho", dijo el ministro de Justicia y vocero del ZANU-PF, Patrick Chinamasa.

El funcionario indicó, además, que si Tsvangirai comunica su decisión a la Comisión Electoral, Mugabe será declarado automáticamente presidente por otro mandato de cinco años en su calidad de único candidato. De lo contrario, "el ballottage se realizará con un solo candidato", añadió.

En la primera vuelta de los comicios, celebrada el 29 de marzo pasado, el MDC logró arrebatarle al oficialismo la mayoría parlamentaria. Sin embargo, ninguno de los partidos obtuvo la mayoría absoluta necesaria en Zimbabwe para lograr la presidencia, ya que Tsvangirai logró el 47,9 por ciento de los votos, contra el 43,2% de Mugabe.

A partir de ese momento, estalló en Zimbabwe una ola de violencia política que, según denunció ayer Tsvangirai, acabó con la vida de 86 partidarios del MDC y ha obligado a más de 200.000 personas a abandonar sus hogares.

Estas denuncias coinciden con un informe publicado hace unas semanas por la ONG Human Rights Watch (HRW), según el cual más de medio centenar de seguidores del MDC han sido asesinados por grupos de choque dirigidos por veteranos de guerra.

Con este escenario de fondo, Tsvangirai pidió ayer la intervención de la ONU para que restablezca la paz y cree las condiciones necesarias para la celebración de un proceso electoral libre. Solicitó, además, la intervención de la Unión Africana para evitar un "genocidio" en Zimbabwe.

Fuerte condena internacional

Tras el anuncio de Tsvangirai, la comunidad internacional reiteró ayer su enérgica condena al gobierno por la creciente ola de violencia que sacude al país. "El gobierno de Zimbabwe y sus matones deben detener la violencia. Todos los partidos deben poder participar en elecciones legítimas", sostuvo el vicejefe de prensa de la Casa Blanca, Carlton Carroll.

"[Tsvangirai] tiró la toalla porque asesinaron a militantes de su partido. Francia, por lo tanto, no piensa aceptar esta falsa elección que se celebraría con un solo candidato", dijo el canciller, Bernard Kouchner, mientras que el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, calificó de "inaceptable" la campaña de "violencia" e "intimidación" llevada a cabo por las autoridades de Zimbabwe. "Los comicios se han convertido en una parodia de democracia", denunció Solana.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.