"Acá el rock tiene identidad"

El legendario guitarrista Claudio Gabis volvió al país para festejar con viejos amigos sus 45 años junto a la música
Sebastián Ramos
(0)
5 de noviembre de 2013  

Es el final de una entrevista de casi una hora y Claudio Gabis sostiene que Billy Bond no ha tenido aún en el país el reconocimiento que se le debe por su trabajo y su obra en los primeros años del rock argentino; dice que se alegra de que a Vox Dei le haya ido bien en su regreso al Luna Park y que, más allá de su histórica pelea con su ex compañero Javier Martínez, en los últimos años no hubo una propuesta seria para reunir a Manal, aquel trío fundacional y explosivo del género que completaba Alejandro Medina. Pero el pasado, glorioso en su caso, es apenas una anécdota obligada en esta charla en la que el guitarrista celebra la popularidad que tiene en la actualidad el rock argentino: "Hoy es una marca que se exporta y que tiene una identidad muy clara".

Con domicilio en Madrid desde hace un cuarto de siglo, Gabis cruzó el Atlántico para llevar adelante una gira de más de veinte shows por el interior y que incluirá su primera parada en seis años en la Capital Federal, pasado mañana, en The Roxy Live, acompañado por un seleccionado de amigos músicos (Black Amaya, Ciro Fogliata y el mismo Medina) y varios invitados sorpresa.

-Cuando empezaste a tocar con Manal, ¿imaginabas que el rock iba a tener la presencia que tiene en la actualidad en el país?

-No. Lo deseábamos, no estaba exento del proyecto que teníamos, porque queríamos tener suceso como banda, imponer cierto estilo de hacer música y llevar eso lo más lejos posible. Por supuesto que queríamos trascender, superar la prueba del tiempo y el gusto musical de la gente. Queríamos llegar hasta hoy, cada uno a su manera y en su medida. Pero que el rock se iba a convertir prácticamente en un género aceptado y formando parte de la idiosincrasia argentina no lo pensábamos. Hoy, el rock representa a la Argentina, es una marca que se exporta al mundo entero. Si bien nosotros podemos llegar a pensar que es una música muy relacionada con la idiosincrasia anglosajona, es una música que tiene una identidad muy clara. Ni siquiera suena muy latino. El rock que se hace acá es muy argentino, muy de este lugar.

-¿Qué cosas de hoy ves como una continuidad en el género desde aquellos primeros años?

-Primero, en el idioma. Se impuso el idioma definitivamente y ya no se puede pensar el rock argentino en inglés. Cuando empecé, era al revés. Hay una continuidad en la pasión con que se hace. Los chicos hacen rock muy en serio, con mucha pasión, se enrolan en esto de hacer rocanrol con mucho cariño e ilusión. Es algo que teníamos en esa época y que no se tiene en todas partes. Aquí el rock se hace con pasión, aunque la pasión no resuelve todo. Y también hay continuidad en la calidad de muchos músicos. Aquí se aprendió a tocar este tipo de música y se hizo escuela tocando. Hubo muy buenos músicos a lo largo de estos cuarenta y pico de años y los sigue habiendo.

-¿Y qué creés que se perdió de la idea original?

-Creo que, en contraposición, hay un proceso de mediocrización en lo que se hace, pero que no es sólo en la Argentina. El rock, el pop y la música popular en general en el resto del mundo están en un momento donde prevalece claramente el comercio, la venta, y donde la música-cultura, la música especial y diferente, no está de moda. Eso pasa aquí como en todas partes.

Este músico autodidacta, que ejerce la docencia desde hace cuatro décadas ("no soy un tipo demasiado generoso, debo reconocerlo, pero para enseñar sí; porque un profesor tiene que ser generoso con su alumno, abrirle el camino sin esconderle ningún truco y aceptar que probablemente llegue a ser mejor que uno"), asegura que sus colegas argentinos han dado un paso muy importante con la ley de música y con la creación de un instituto que reglamente la profesión. "Es un magnífico punto de partida, que va a llevar muchos años implementar. Del papel a la implementación práctica hay un camino muy largo, que van a tener que recorrer de una manera enérgica y cuidadosa. Porque por lo general, los músicos carecemos de una conciencia de clase. Estamos más cerca del concepto del lumpen proletario que del proletariado. Somos más bandidos que socios sindicales. La ley es muy buena, está bien pensada y tiene muy buenos fundamentos y elementos. El único problema es, como dice Quino, la naturaleza humana, que nos impide hacer las cosas bien."

-Como sucede cuando las bandas se separan y los músicos hablan pestes de sus ex compañeros.

-Sí. Debe de haber algo en el elemento de la pasión y la intensidad con que se vive este tipo de relación, que hace que las separaciones cierren puertas y que un tipo con el que compartiste un montón de cosas, como sucede en las parejas, pase a ser tu enemigo. Es una tontería, pero forma parte del ADN humano.

  • Claudio Gabis

    Con La Cofradía del Blues, celebra 45 años junto a la música

    The Roxy, Niceto Vega 5542

    Pasado mañana, a las 21.30

    Entradas , $ 120
  • http://guia.lanacion.com.ar/recitales/evento/claudio-gabis-rt16989

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?