Suscriptor digital

Alcira Canda, con el tango en el alma

"Tangos al Toque". Espectáculo de la cantante Alcira Canda. Músicos: Oscar D´Elía (piano, arreglos y dirección musical), Chiche Diani (contrabajo) y Quique Greco (bandoneón). Los viernes a las 23.30 en el Café Tortoni. Nuestra opinión: bueno.
Mauro Apicella
(0)
25 de marzo de 2000  

"Creo que después de un año y medio haciendo este espectáculo nos merecíamos un disco en vivo", dice la cantante Alcira Canda de "Tangos al toque", el show que comenzó a presentar a mediados de 1998 y ya pasó por los escenarios porteños del Café Tortoni, la Carbonera, el Café Mahler , el Club del Vino y el Café Bar de Michelangelo.

Durante este mes, Canda grabó cuatro funciones en vivo. De allí sacará las mejores tomas para el álbum que saldrá a la venta en abril. En lo que resta del año la cantante actuará y cantará en una película de Bebe Kamin, que se estrena en septiembre; y ese mismo mes planea publicar su tercer CD, registrado en estudio, con un repertorio que amplía su propuesta tanguera: "Habrá tangos tradicionales aunque quizás no muy conocidos; habrá temas de Astor Piazzolla, Chico Novarro, algo de Alejandro Dolina, un tema de Alejandro Lerner y un candombe inédito de Sebastián Piana", anuncia. Mientras tanto, Alcira continúa actuando junto al trío del pianista Oscar D´Elia en la Sala Alfonsina Storni del Café Tortoni. Sigue con sus "Tangos al toque", que según la intérprete son "esos tanguitos del alma que el público tiene la posibilidad de escuchar". Nada demasiado original, pero sí una buena herramienta para conectarse con la audiencia.

Alcira abre su espectáculo con una serie de tangos pautados dentro de su repertorio, antes de largarse al bloque de "Toques". "Te acordás hermano/qué tiempos aquellos", entona con una excelente dicción y sorprendente claridad. Luego silba "Tinta Roja" y larga "Tabaco" con todo el caudal de su garganta. Los músicos que la acompañan (Oscar D´Elía en piano, Chiche Diani en contrabajo y Quique Greco en bandoneón) tienen buen swing y manejan el repertorio "de taquito", lo que permite disfrutarlos también en versiones instrumentales.

Al toque

Cuando llega el turno de los tangos a pedido, el público comienza a pasar papelitos al escenario. Así salen otros clásicos como "Los mareados", "Naranjo en flor" o el vals "Caserón de tejas". Uno de los momentos más ágiles y animados de la noche, donde Canda y los suyos intentan complacer a la mayor cantidad de público.

Alcira tiene cuerdas muy potentes, especiales para los finales en coda. Sabe manejar el límite de su voz. Se acerca a la estridencia, pero nunca se desborda. Cuenta con elementos valiosos (afinación y claridad), pero podría seguir madurando. Por sus condiciones vocales debería ampliar sus matices y buscar un estilo personal. Su timbre de voz en la parte baja del registro se asemeja al de Adriana Varela. Y el tipo de fraseo y ataque de las notas llevan la fuerte influencia de Susana Rinaldi que, por momentos, se torna demasiado evidente. Voces como las de "La Tana" son una escuela, pero al ser tan personales también pueden apartar a cualquier intérprete de su propio estilo o del estilo que intentan encontrar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?