Alfano-Alé, y la pelea de la gata y el perro