Almodóvar, héroe español

Regreso: el premiado director volvió ayer a Madrid tras recibir su Oscar y dijo que se pondrá a trabajar en su próximo film.
Regreso: el premiado director volvió ayer a Madrid tras recibir su Oscar y dijo que se pondrá a trabajar en su próximo film.
(0)
30 de marzo de 2000  

Pedro Almodóvar llegó ayer al aeropuerto de Barajas, en Madrid, con el Oscar por "Todo sobre mi madre" en mano, que apenas se percibía en lo alto ante una masa homogénea de periodistas y camarógrafos que lo rodeaban para tomarle declaraciones.

"Fuimos por el Oscar y hemos venido con él", dijo al llegar junto a su hermano, Agustín, las actrices Marisa Paredes y Antonia San Juan y los miembros de su productora El Deseo. Cecilia Roth tomó un avión a Buenos Aires (también llegó ayer), Penélope Cruz, a México, para terminar junto a Johnny Depp el rodaje de la película "Blow", y Candela Peña se ha quedado en Los Angeles.

Contento, pero muy agotado tras un viaje de 20 horas y la intensidad de los últimos días vividos en Los Angeles, previos a la ceremonia de los Oscar, Almodóvar aclaró que su vida seguirá como de costumbre. "No ha cambiado absolutamente nada", alcanzó a decir y pidió a la prensa que lo dejen irse para poder descansar.

Aunque verborrágico como siempre, el realizador anunció que mañana mismo (por hoy) comenzará a trabajar en sus nuevos proyectos, "aunque todavía no sé si en una película americana o española", dijo. El film en cuestión es "The Paper Boy" (el chico del periódico) que marcaría su incursión en el cine norteamericano.

Sobre la ceremonia de los Oscar, Almodóvar recordó que en el momento del anuncio de los nominados tuvo "dudas hasta el final", "ya que el sistema de votos es tan secreto y había cuatro posibilidades más, que las tuve presentes hasta el último momento". Sin embargo, agregó que cuando Penélope Cruz y Antonio Banderas leyeron los títulos de las cinco nominaciones al Oscar a la mejor película de habla no inglesa "empecé a creer que era para nosotros", por la reacción del público que aplaudió bastante el anuncio de "Todo sobre mi madre", mientras que con el resto de las películas fue "frío".

La llegada de Cecilia

Almodóvar indicó que lo más duro es que "llevo once años paseándome por el mundo, viajando y ahora hablando de la misma película, y aunque significa que "Todo sobre mi madre" tiene éxito es muy agotador, y hoy es el día más agotador". Por eso rogó a los periodistas que lo dejaran ir y adelantó que mañana convocará a una conferencia de prensa "donde contaremos absolutamente todo y estaremos afeitados, duchados y con la cabeza en su sitio".

Por su parte, al llegar al aeropuerto de Ezeiza, Roth dijo que su papel en el film de Almodóvar le deparó una propuesta para trabajar en Hollywood en enero próximo. Pero aclaró que su condición para trabajar allí o en el mercado europeo -"el lugar donde me siento más cómoda por mi afinidad cultural", dijo- depende de que le ofrezcan un proyecto que le interese.

Mientras en los Estados Unidos el triunfo de Almodóvar pasó casi inadvertido, en Europa hubo elogios de todo tipo hacia el español. El diario alemán Frankfurter Rundschau afirmó que el cineasta "ha madurado con el tiempo". El británico The Independent criticó el discurso de Almodóvar al recibir el premio, y el italiano Il Corriere della Sera tituló: "Vence y después acusa", refiriéndose a las declaraciones del cineasta en protesta contra la discriminación de films no americanos en Hollywood.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.