Amenazado en una pieza de hotel

Testimonios de un tiempo signado por el riesgo y la solidaridad
(0)
5 de diciembre de 2001  

El periodista Isidro Gabriel, fallecido hace dos años, vivía en Madrid. A fines de los setenta, en viajes a la Argentina, supo ser portador de cartas de Héctor Alterio (que no podía regresar a su país) a amigos porteños; un par de ellas las recibió quien escribe estas líneas. Un hijo de Isidro, el cineasta argentino Enrique Gabriel (1957, ex asistente de Fernando Trueba en "Mientras el cuerpo aguante" y de Warren Beatty en "Redes"; realizador de "Kratpatchouk: al este del edén" y "En la p... calle") participó en la mesa redonda "España para quedarse", en Huelva. La noche anterior a ese encuentro nos contó esta anécdota: "A fines de 1974, una noche de invierno mi padre llegó a casa y me pidió que le dejara mi habitación a Héctor Alterio, que en pocos minutos más vendría a cenar y luego pasaría la noche en nuestro hogar. Yo era un adolescente y no entendí bien qué pasaba, pero después supe que Alterio había recibido una amenaza de la Triple A en la habitación de su hotel. Lo alojamos en casa y tratamos de protegerlo. Poco después su esposa y sus dos hijos habrían de abandonar la Argentina y se unirían a él en Madrid. Mi padre ayudó a Héctor y lo puso en contacto con la que habría de ser, hasta hoy, su representante."

Pero para la colonia artística argentina todavia no había ocurrido lo peor. Poco después, otros actores se sumarían al éxodo y compartirían con Alterio el refugio madrileño: Luis Brandoni, Walter Vidarte, Norman Briski, Lautaro Murúa y, entre otros, Luis Politti, que murió en el exilio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.