Anabella y Giovanni

Dos hermanos que se atreven a todo
(0)
28 de mayo de 2003  

"Mi nombre es John Ford y hago westerns", solía autodefinirse el director de cine de origen irlandés. Para el otro John Ford, el dramaturgo inglés nacido en 1586, su marca fue el teatro posjacobeano que llegó a su auge en la mitad del 1600.

Su obra más famosa fue "Lástima que sea una puta" que, después de tres siglos de olvido, reapareció en los teatro ingleses en la segunda mitad del siglo pasado convirtiéndose en un objeto de culto. La pieza hace eje en la relación amorosa entre Giovanni (a cargo de Luis Machín) y su hermana Anabella (Carolina Fal). "Somos uno para siempre", dice ya en la primera escena Anabella, que espera un hijo fruto de un amor prohibido. Para protegerse de la sanción social se casa con Soranzo (Pablo Cedrón). "Un hombre de mundo, supuestamente rico, que lo usan para limpiar la honorabilidad de ella", apunta Cedrón. Pero cuando descubre el engaño planea matar a toda la familia en medio de un banquete para acabar con la estirpe pecadora.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.