András Schiff: "Bach me limpia el cuerpo, la mente y el espíritu"