Aplacado, pero nunca rendido