El termómetro de la TV. Araceli, irónica