Entrelíneas. ATC, con la ley como meta