Atuendos para todos los gustos

(0)
28 de marzo de 2000  

LOS ANGELES (Especial para La Nacion).- Trey Parker y Matt Stone, los creadores de "South Park", se destacaron sin lugar a dudas del resto de los asistentes del sexo masculino, casi todos ellos ataviados con el típico smoking. Los dos llegaron disfrazados de mujeres, ridiculizando deliberadamente el tipo de atuendo que suelen llevar las damas a la entrega del Oscar.

Algo debe haber ocurrido cuando les llegó el turno de ingresar al auditorio Shrine, porque no se los vio más. Fue imposible divisarlos entre la audiencia dentro del auditorio, y ni siquiera los enfocó la cámara cuando se anunció el Oscar a la mejor canción original, rubro en el que "South Park: Bigger, Longer & Uncut" era una de las candidatas con "Blame Canada". Tampoco aparecieron en el escenario mientras Robin Williams entonaba la polémica canción anticanadiense junto a una veintena de bailarines disfrazados de los personajes de la película.

Lo cierto es que la típica antesala de los Oscar estuvo mucho más relajada que en otras oportunidades. Y aunque no faltaron los escotes generosos, los vestidos transparentes y el habitual desfile de modelos, nadie se cosió un traje con tarjetas de crédito y los sombreros estrafalarios brillaron por su ausencia, con la excepción, claro, de la rapera convertida en actriz Erykah Badú, cuyo altísimo turbante verde era casi tan ridículo como el resto de su vestimenta.

Badú, una de las protagonistas de "Las reglas de la vida", tuvo tiempo para cambiarse y ponerse otro vestido tan ridículo como el anterior cuando subió a presentar un premio junto a Tobey Maguire. Cher, también presentadora, estuvo inusualmente formal, aunque insistía en pisarse el vestido todo el tiempo.

El escote de Gloria

También aparecieron por la alfombra roja las cantantes Gloria Estefan y Sarah MacLachan, pero esta última apenas si pudo hablar una palabra con la prensa, porque como Estefan venía caminando inmediatamente atrás, todos los periodistas se abalanzaban sobre la cubana dejando a la MacLachan a un costado y con la palabra en la boca.

Quizás esto se haya debido a que la mayoría de los periodistas acreditados eran del sexo masculino y que la Estefan traía uno de los escotes más generosos de la noche, aunque no se quedaron atrás en eso de mostrar sus encantos Charlize Theron, Salma Hayek ni Cameron Diaz. Esta última casi mata a más de un fotógrafo desprevenido con un vestido virtualmente transparente que dejaba su busto casi descubierto.

Las del sexo femenino pudieron tomarse revancha disfrutando de un Brad Pitt que llegó solo, con anteojos oscuros y un extraño saco que parecía sacado de "El club de la pelea", que misteriosmente no vistió durante su aparición sobre el escenario como uno de los presentadores.

Entre tanto escote y traje extraño se vio a alguien llevando un Buzz Lightyear en la mano, como si el personaje de "Toy Story 2" fuera de verdad a presentar uno de los premios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.