Clásica. Bach, en su exacta medida