Última página. Baile, braille y una vaca