Bartoli, una voz que no conoce de tropiezos