La autopsia de B.B. King reveló que no murió envenenado