Del libro a la producción. Becchini, autorocupado