Bestiario

(0)
28 de mayo de 2009  

Timón es un gato erudito acostumbrado a vivir entre libros. "Como su ilustre tocayo Timón de Atenas, no es una criatura muy afecta a los seres humanos (pero tampoco a otros gatos). En suma, tiene muy mal carácter", lo define Mariano García. (Foto 1)

"Pericles es el soberano de esta familia", indica Rodolfo Schenzon. Tiene 11 años, pero no los aparenta y se jacta de ser muy viril. "Lo adoptamos en una veterinaria de un shopping cuando sólo tenía 45 días. Vive feliz y alegre", cuenta Schenzon. (Foto 2)

Se llama Alesio, pero todos le dicen Poti. Aunque tiene 13 años, parece de 8. La receta: "Lo cuidan mucho y lo alimentan muy bien aunque según su veterinario, Sebastián, está un poco obeso", cuenta Lina Gomes Figueiredo, amiga de la tutora de Poti, María Ester Fernández. En la foto se lo ve en el balcón, uno de sus lugares preferidos de la casa. (Foto 3)

Desde hace dos meses la familia de Mariano Rodríguez ve deambular este cachorro por las inmediaciones de su casa, en Moreno, y no lo puede creer: "Es hijo de una gata negra, medio salvaje, que tiraron en la calle hace varios años y desde entonces vive en los árboles y techos de las casas". Les encantaría adoptarlo; de hecho, el gato sin nombre a veces los visita, pero su perra se interpone entre ellos. Así que se pusieron a buscarle "un lugar para vivir que no fuera las copas de los árboles, sobre todo ahora, que empieza el frío". Y prometen llevarlo donde haya un hogar disponible. "Es muy bueno, dulce y civilizado", dicen los Rodríguez, que lo conocen bien como vecino. (Foto 4)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.