Con sabor a Buenos Aires. Binelli y Ferman, en Nueva York