Blackie, en el recuerdo